FANDOM


A EUGENIO MARTINEZ ORANTES

Por Yanira Soundy

Hoy estoy segura de otras cosas, de esas que nos amarran, nos detienen y alejan. Pero también sé que tú y yo no podemos decirnos adiós. Somos de esas personas que se encuentran una vez en la vida para caminar a una misma dirección, aunque hoy parezca que tú vas al sur y yo vuelvo al norte. Las palabras siempre nos quedan por dentro cultivadas con asombro.

Hace algún tiempo, cuando presentaste Tunil, escribí unas líneas sobre nuestra amistad y la historia que Dios quiso que viviéramos juntos: cómo me enseñaste la forma de escribir, esa frase más suave con música interior –la que se vuelve llanto en la nostalgia- y como te convertiste en mi maestro, mi guía y mi amigo.

Hoy le escribo a tu vida llena de poesías, historias y anécdotas que nunca supe si eran parte de tu realidad o de tus fantasías. No puedo escribir sobre tu muerte, porque para mi sigues vivo entre nosotros.

Eugenio, no voy a hablar de tu grandeza como escritor –eso todos los sabemos- quiero hablar de tu heroísmo cotidiano para ganarle la batalla a la muerte- de tu fuerza espiritual, de tu bondad. Quiero describir tu carácter como un hombre vencedor. Ese hombre que creó una supervivencia frente a la vida -esa que muchas veces a los más jóvenes nos resta las energías -.

Eugenio escribiste todo el tiempo desde que te conocí . Me atrevo a decir que has sido el mas apasionado de toda tu generación. El poeta lírico de búsquedas profundas y un narrador de fibra, pero el mas deseoso de lanzarte a todos los proyectos de publicar libros -y fundirte en ellos para siempre-. Tus obras inéditas nos muestran tu dominio sobre la difícil cárcel del soneto. Nos dejas un legado de riqueza cultural, de poesía vital, narraciones, cuentos, anécdotas y destinos poéticos.

Eugenio eres irreal para este mundo, propietario de dimensiones intensas donde tus criticas literarias, artísticas y periodísticas hicieron del Latino Cultural algo inolvidable y pusieron a temblar a muchos de tus entrevistados.

Hoy alargas el paso para dejarte llevar guardando silencio......estamos amarrados uno frente al otro, he escuchado tu voz aunque tu voz no diga mi nombre. Sigues acá, diciéndome “Hay que escribir de la vida” “Aquí la gente le dice soneto a cualquier cosa. Pablo Neruda tiene un libro que se llama Cien Sonetos de Amor, de los que ninguno es soneto. Un soneto tiene catorce versos, cada verso tiene once sílabas y se distribuye en dos cuartetos y dos tercetos. Los acentos deben ir bien colocados. Hay gente que le gusta el soneto pero que no lo puede escribir. Hay otros que sí lo pueden escribir pero no le ponen nada adentro. Entonces de nada sirve”...

Sigues tu camino, leyendo tus sonetos......... y te conviertes en una música fluvial. Escucho tu voz que invita a hundirme en ti como en el azul eterno-

¡Eugenio: nunca me digas adiós.!

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar